Show simple item record

dc.rights.licenseAl consultar y hacer uso de este recurso, está aceptando las condiciones de uso establecidas por los autores.es_CO
dc.contributor.advisorChaux Torres, Jesús Enrique
dc.contributor.advisorBerger, Christian
dc.contributor.advisorSaldarriaga Mesa, Lina María 
dc.contributor.authorRodríguez Avila, Gloria Inés
dc.date.accessioned2018-09-27T16:38:46Z
dc.date.available2018-09-27T16:38:46Z
dc.date.issued2014
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/1992/7803
dc.description.abstract"Como lo expone Hartup (1992), las amistades proveen a los adolescentes de oportunidades de socialización que no se obtienen fácilmente en otra parte, incluyendo la experiencia en manejo de conflictos. Cuando los conflictos ocurren en las relaciones cercanas los adolescentes tienen la oportunidad de aprender sobre las dinámicas de las relaciones y cómo ellos asumen nuevos roles dentro de ellas (Collins & Laursen, 1992). La palabra conflicto proviene del latín conflictus, derivado de confluyere "chocar" (Barreto y Perafán 2000). Los conflictos pueden ser útiles tanto a nivel individual como interpersonal si son manejados de manera constructiva, ya que llevan a examinar o analizar las situaciones con cuidado, ayudan a reconocer las diferencias existentes entre las personas, desafían a desarrollar respuestas y soluciones creativas, y están en la raíz del cambio personal y social positivo (Grover y Grosch, 1996). Así los conflictos entre pares no son necesariamente negativos; conflictos y desacuerdos son parte de la vida, los adolescentes están en un excelente momento para aprender a manejarlos y para desarrollar habilidades necesarias para hacerlo de manera constructiva, principalmente los referentes a sus grupos de pares. Para manejar los conflictos de manera constructiva es necesario que los adolescentes tengan o desarrollen habilidades cognitivas como la generación de alternativas, la identificación de consecuencias, la toma de perspectiva y el pensamiento crítico; habilidades emocionales como la autorregulación y el control de la ira; habilidades comunicativas como la escucha activa y la asertividad, entre otras. Sin embargo, cuando los adolescentes carecen de las habilidades para manejar los conflictos de otra forma y cuando no identifican el potencial destructivo que un manejo violento puede tener, los conflictos entre pares pueden causar daños físicos y emocionales, y pueden dar lugar a comportamientos agresivos (Sidorowicz & Hair, 2009). Es posible que esto se haga más notable en los conflictos entre grupos..."es_CO
dc.format.extent196 hojases_CO
dc.language.isospaes_CO
dc.publisherUniandeses_CO
dc.sourceinstname:Universidad de los Andeses_CO
dc.sourcereponame:Repositorio Institucional Sénecaes_CO
dc.titleManejo constructivo de conflictos entre grupos adolescentes - diseño, implementación y evaluación de un programaes_CO
dc.typedoctoralThesises_CO
dc.publisher.programDoctorado en Psicologíaes_CO
dc.rights.accessRightsopenAccess
dc.subject.keywordSolución de conflictos - Investigacioneses_CO
dc.subject.keywordSolución de conflictos escolares - Estudio de casoses_CO
dc.subject.keywordConducta del adolescente - Investigacioneses_CO
dc.publisher.facultyFacultad de Ciencias Socialeses_CO
dc.publisher.departmentDepartamento de Psicologíaes_CO
dc.type.versionpublishedVersion
dc.description.degreenameDoctor en Psicologíaes_CO
dc.description.degreelevelDoctoradoes_CO


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record